Muere la medievalista Eukene Lacarra Lanz a los 78 años

0
85
muere-la-medievalista-eukene-lacarra-lanz-a-los-78-anos
gif;base64,R0lGODlhAQABAAAAACH5BAEKAAEALAAAAAABAAEAAAICTAEAOw== - Muere la medievalista Eukene Lacarra Lanz a los 78 años
Eukene Lacarra Lanz en 2008.Cedida por la familia

Con la muerte de Eukene Lacarra Lanz el pasado viernes 2 de junio a los 78 años, los estudios sobre literatura española medieval pierden a una de las personas que en los últimos cuarenta años los han configurado de forma decisiva; los que la hemos tratado hemos perdido una colega y amiga inolvidable de la que hemos aprendido mucho, y con la que nos hemos reído más.

Eukene —entonces y durante años María Eugenia— nació en Estella (Navarra) en octubre de 1944, en una familia inclinada al mundo del derecho —su bisabuelo, su abuelo, su padre, alguno de sus hermanos— y al de los estudios históricos medievales —su tío José María, sus primas María Jesús y María del Carmen—. Se doctoró en 1976 por la Universidad de California en Los Ángeles con una tesis sobre el Cantar de mio Cid (1976), luego publicada como libro (El Poema de mio Cid. Realidad histórica e ideología, 1980; prólogo fechado en abril de 1977), en que estudió el poema desde una perspectiva sociohistórica muy alejada de la tendencia dominante en los estudios sobre épica ahormados por la obra de Menéndez Pidal. En él la influencia de Julio Rodríguez Puértolas, su profesor y mentor en UCLA, es patente. Un libro que fue saludado por un exigente reseñista como “importante y estimulante”; no fue menos estimulante su artículo, también de 1980, sobre la utilización de los estudios sobre el Cid de Menéndez Pidal en la ideología militar franquista.

En 1983, Eukene Lacarra se trasladó a la Universidad del País Vasco, donde fue la primera mujer catedrática de su facultad de Letras, y donde ha desarrollado casi toda su carrera. Los estudios que configuran su trayectoria científica están ahormados por el interés en la interacción entre la literatura y la sociedad en que se produce y difunde. Sus estudios sobre La Celestina, su otra área principal de investigación junto con la épica medieval castellana, se han ocupado de la enfermedad de amor, la prostitución y la alcahuetería, entre otros muchos asuntos. Estudió las letras medievales con perspectiva de género, y prestó atención a la representación literaria de la mujer, la sexualidad femenina en la épica medieval, la presencia literaria del homoerotismo femenino y la del incesto, en tan abundantes como esclarecedores libros y artículos publicados en todo el mundo. Produjo, además, ediciones del Cantar de mio Cid (1982) y de La Celestina (1990, 1995).

Su presencia en reuniones científicas fue constante, siempre garantía de concepts innovadoras y sugerencias estimulantes en lo académico, y de cordialidad y buen humor en lo private. Tuvo la generosidad de aceptar las invitaciones que le cursé desde Indiana (para hablar de La Celestina) y Oxford (para hablar de épica medieval). En Salamanca, en septiembre de 2018, en el congreso de la Sociedad de Estudios Medievales y Renacentistas (SEMYR), de la cual period Socia de Honor, vimos con tristeza que empezaban a manifestarse los síntomas de su enfermedad. Fue la última vez que muchos la vimos. Nos queda su obra, y, sobre todo, su memoria: auténtica, directa, libre, fuerte, verdadera y divertida.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here