Mejor que todas las demás: la receta de Tina Turner

0
71
mejor-que-todas-las-demas:-la-receta-de-tina-turner

El estribillo se lo ha puesto estos días en bandeja a los necrólogos de medio mundo a la hora de glosar la figura de la divina Tina Turner. “Eres sencillamente el mejor. Mejor que todos los demás”, proclamaba la inapelable reina del rock y del soul allá por 1989 en The Greatest, el tema que prendía la mecha de su último gran disco de seguimiento masivo, Overseas Affair, y que se convirtió en la más icónica de sus interpretaciones en esos años de madurez. Pero lo más asombroso del caso es que aquel himno ya intergeneracional no había sido compuesto con Turner en mente y ya lo había llevado un año antes a los estudios de grabación una cantante muy reconocida en la época, Bonnie Tyler, con una repercusión infinitesimal. Y ese no fue un caso único a lo largo de la carrera de la artista de Nutbush, fallecida este miércoles a los 83 años. Más bien al contrario: solo un temperamento tan volcánico y arrollador como el suyo lograba agigantar títulos que en otras gargantas habían parecido irrelevantes.

Los paralelismos son incómodos, pero elocuentes. La galesa Bonnie Tyler no period una vocalista ignota durante los años ochenta, cuando encadenó al menos dos éxitos colosales, It’s a Heartache y Whole Eclipse of the Coronary heart, e incluso protagonizó una insólita aparición estelar en Islands, el tema que daba título en 1987 al undécimo elepé de Mike Oldfield. Pero nadie prestó atención a The Greatest cuando Tyler la estrenó en 1988 como pieza teóricamente estelar de su álbum Disguise Your Coronary heart. El agravio comparativo aún escuece, treinta y tantos años más tarde. “El exitazo posterior de Tina me dio un motivo de consuelo: al last, resulta que no tenía tan mal olfato escogiendo canciones con posibilidades…”, resumía la propia Bonnie, entre el humor y la resignación, con motivo de una visita en el verano de 2021 al madrileño Hipódromo de la Zarzuela.

¿Cómo una pieza resultona y bien grabada pudo pasar tan desapercibida al principio y erigirse en referencia mundial apenas un año más tarde? Solo podemos echarle la culpa al issue Tina, ese añadido de vértigo, huracán y excelencia que la hizo única y la convierte desde esta semana en doblemente añorada. The Greatest period un unique de Mike Chapman y Holly Knight, dos compositores profesionales familiarizados con las listas de ventas; en 1983 le habían manufacturado a Pat Benatar la muy widespread Love Is A Battlefield. Pero solo Anna Mae Bullock, que apenas se prodigó como compositora y solo triunfó en esa faceta con Nutbush Metropolis Limits (1973), lo vio claro: propuso un solo de saxo donde en el unique entraba la guitarra eléctrica y pidió a los autores que añadieran justo antes una parte de transición o, en la jerga, puente (“Every time you permit me as I begin shedding management…”). El resto, ya decíamos, es historia.

El caso es el más paradigmático, pero representa una constante en la carrera de la mujer que ha concitado más piropos, adhesiones y mensajes de admiración a lo largo de toda la semana. Los propios Chapman y Knight pueden dar fe. El tándem escribió en 1981 un temazo, Higher Be Good To Me, que Holly, una mujer de garganta y presencia escénica estimables, interpretó personalmente al frente de su banda Spider. ¿Alguien ha escuchado esa versión? ¿Alguien recordaba, de hecho, la existencia de un grupo llamado Spider? Pues bien, esa misma Higher Be Good To Me llegó en 1984 al puesto número 5 en las listas estadounidenses y se convirtió en uno de los ejes centrales del disco Personal Dancer, el rutilante regreso de la reina al estrellato.

La cantante, pianista y compositora salmantina Sheila Blanco, experta en técnica vocal, tiene claro que el mayor activo de Tina Turner habitaba en su garganta. “Period una contralto muy sólida, casi mezzo”, especifica, “con la que no echabas de menos ni agudos ni melismas. Tenía una voz turbia, que no sucia; desgastada, que no vieja. Por todo ello period capaz de romperte en dos desde la primera nota”. Y remacha: “Sabía rugir cantando, pero lo más inimitable es el fraseo. Eso es lo que la convierte en icono”.

Más allá de su dimensión como figura pública, que se ha mencionado mucho estos días; al margen de su valentía al afrontar situaciones personales terribles o de ese inmenso valor como ejemplo y referente para varias generaciones de mujeres, Turner se ha ganado su hueco en la historia por un talento interpretativo que parecía venirle de serie. Lo suyo period una capacidad innata para sublimar materiales que en otras manos resultaban solo apreciables. Le había sucedido ya en 1961, al comienzo de la época de Ike & Tina Turner, cuando abordó It’s Gonna Work Out Superb con apenas 21 años. Period un tema ajeno, de Joe Seneca y la prolífica Rose Marie McCoy, y la banda lo abordó sin sección de metales ni florituras, a años luz del sonido que Phil Spector les imprimiría en 1966 con River Deep – Mountain Excessive, pero la ejecución de Tina fue tan seca y fiera como para procurarle su primera nominación a un premio Grammy. Por supuesto, nadie conserva en la memoria que el estreno de It’s Gonna… había tenido lugar sin mayor trascendencia un año antes, en 1960, de la mano de Mickey & Sylvia. Y ni siquiera la lustrosa versión que en 1982 rubricaron al alimón los ilustrísimos Linda Ronstadt y James Taylor gozó de especial repercusión.

Ahí radicaba el mérito auténtico de Turner: en la capacidad de fagocitarlo todo y convertirlo en algo singularísimo y esencial. Por eso en 1984, cuando la reaparición con Personal Dancer tras 11 años de absoluto ostracismo, aquella Tina de 45 años no quiso ejercer el papel de vieja gloria y asumir un relato de añoranzas classic, sino que irrumpía como una figura de estreno capaz de deslumbrar a los programadores de la joven cadena televisiva MTV. No fue tanto una resurrección como el nacimiento de una magnética nueva criatura. Artistas que fueron llegando poco después, desde Janet Jackson a Beyoncé o Rihanna, serían inimaginables tal y como hoy las conocemos si antes no hubiera existido aquella rediviva figura de TT.

Influía el carisma, sin duda. La tan comentada presencia escénica: observen de qué manera desaforada entraba en plató, en 1971, con motivo de su participación en el programa de Ed Sullivan. Ayudó el relato de vida, el estilismo, la longitud paranormal de esas piernas estratosféricas. Todo lo que ustedes quieran. Pero lo que hizo de Tina Turner “sencillamente la mejor” fue esa facilidad para convertirse en protagonista a partir de materias primas ajenas.

En 1981 y 1982, durante los años en que anduvo apartada de los radares, tenía la osadía de incluir en los conciertos una canción horrible de Rod Stewart sobre asesinatos machistas, Silly Behaviour, que ella retituló, para que no cupiese duda, Kill His Spouse (Matar a su esposa). El unique destilaba un machismo desaforado, pero ella sí que sabía de lo que hablaba. Y en 1984, de cara al regreso triunfal, le sugirieron la baza infalible de una versión de los Beatles, y ella optó por un Assist! tan reinventado que debíamos reparar en la letra para caer en la cuenta de cuál period la fuente unique. El pobre John Lennon no llegó a tiempo para escucharla, pero Tina la hizo tan verosímil como si el de Liverpool la hubiera escrito en 1965 pensando en ella.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here